#ParaCabrón

Recientemente han surgido varias campañas de prevención de agresión sexual o violencia que ponen el foco o el peso en aquello que la mujer pueda hacer para evitar ser víctima, y muy poco o nada sobre lo que pueda hacer una persona para no comportarse como un agresor sexual u hostigador. Hay que revertir esa práctica. En más del 90% de los casos de agresión sexual reportados, las víctimas son mujeres y los agresores hombres. Reconocer esto nos obliga a asumir como colectivo la responsabilidad de intervenir cuando algún amigo o compañero cercano incurre en algunas de estas prácticas y decirle ¡PARA, CABRÓN!. No con el fin de regañar por regañar, sino de educar y crear conciencia sobre el daño a la dignidad o a la intimidad que esto causa a otras personas, aunque sean conductas aparentemente inofensivas. Para verdaderamente lograr la prevención de las agresiones sexuales, del hostigamiento, del acoso, de la humillación, de la violación a la dignidad y de la violencia de género, es esencial no guardar silencio y enfrentarlo. Comparte y hazte parte de esta campaña. No le dejemos la carga de la prevención de violencia a quienes la sufren. Si te indigna la violencia de género, trabaja con nosotras y nosotros para exigirle un detente a los agresores que circulan nuestras calles, centros de trabajo y comunidades. Nos toca a todos.